EntrevistArte‎ > ‎

“Los seres humanos debemos construir puentes”

publicado a la‎(s)‎ 4 abr. 2011 13:34 por José Loría

Nuevo director titular buscará darle un sonido especial a la orquesta

 

 

Entrevista a Daniel Nazareth

Nuevo director titular de la Orquesta Sinfónica Nacional

 

Daniel Nazareth quien nació en Bombay, India comenzó a estudiar violín a la edad de 7 años. Desde pequeño se acostumbró a estar frente a una audiencia, porque aprendió de su padre quien era asesor de Comunicación en Público, pero nunca imaginó que sus caminos le llevarían a dirigir grandes orquestas sinfónicas en Europa.

 

En 1969 alcanzó el grado de Licenciado de la “Royal Schools of Music” de Londres, en piano. Se graduó en la “Hochschule für Musik VIENA DARSTELLENDE UND KUNST”  de Austria, de la legendaria Swarowsky / clase Österreicher con un Diploma de Honor en Dirección Orquestal en 1975. Se graduó con una licenciatura de Honor de Comercio y Economía de la Universidad de Bombay en 1968 y en 1971 obtuvo el título de Contador Público.

 

A partir de este año dirigirá de forma oficial, la Orquesta Sinfónica Nacional, lo que podría representar un reto para él, al ser la primera vez que lo hace en América.

 

Prensa MCJ sostuvo una conversación con el nuevo director en la que se vislumbran los cambios que imprimirá tanto en la orquesta como en la relación con la audiencia. Luego mantuvimos una pequeña actualización durante la primera semana de ensayos en la que acerca del nivel de ejecución de los músicos, Nazareth comentó que están avanzando para hacer a la Orquesta Sinfónica Nacional una gran orquesta, pero no se puede esperar que al principio suenen como sonarán al final de su período como director.

 

Uno de sus hijos, Antonius, de 18 años; quien es pianista, compositor  y estudia para llegar a ser director de orquesta afirmó que nunca había tenido la oportunidad de ver uno de los ensayos de su padre y que ahora más que nunca, aunque ha sido su tutor musical toda la vida, se da cuenta del profesionalismo, disciplina y nivel de exigencia de su progenitor.

 

La Orquesta Sinfónica Nacional iniciará su temporada oficial de 2011, con dos conciertos el 18 y 20 de marzo, a las 8 p.m. y a las 10:30 a.m. respectivamente, en el Teatro Nacional. Nazareth estará una hora antes en el recinto para conversar con la audiencia sobre los temas que la orquesta interpretará.

 

¿Cómo se siente ahora que ha ensayado con la Orquesta?

Estoy sorprendido por la disciplina, el progreso es muy rápido la atmósfera, la  ética de trabajo, la motivación y los aportes que realizan los músicos es muy alta, de hecho no lo esperaba.

 

¿Qué planes tiene con la OSN?

El plan concreto es ser una orquesta increíble.

Tener más cuerdas e instrumentos de viento, aumentar la calidad de la orquesta y hacer felices a todos.

 

¿Por qué está interesado en trabajar con la OSN?

Porque vine a San José hace 10 años para trabajar con la orquesta, y el impacto con los músicos, el encuentro fue tan emocional y artísticamente hermoso que volví y dirigí en diciembre y, decidí que había tanto potencial en la orquesta y que podríamos hacer una gran creación con la orquesta, y eso es algo muy creativo y gratificante para los músicos y para mí.

 

¿Cuál es su percepción de la OSN en este momento que se le nombra como nuevo director titular?

Hay muchas áreas que hay que mejorar. Hay muchos hábitos que han sido formados a lo largo de los años y que no son muy “saludables” y tienen que ser cambiados,  pero tenemos un dicho “no hay mala orquesta, solo hay muchos malos directores” (ríe).

 

Cada vez que un director asume la dirección de una orquesta, probablemente en Costa Rica pero sucede también en otros países, hay grandes expectativas sobre el nuevo director, y siento que hay una expectativa muy grande sobre usted como director. ¿Cómo responde usted a esas expectativas?

Dando lo mejor de mí y trabajando bien con los músicos. Programando conciertos interesantes. Queremos atraer cada vez más audiencia, especialmente gente joven a que venga y escuche la música. Espero que tengamos éxito.

 

¿Qué tipo de estrategia van a usar para atraer a esa gente joven? Con la música por sí misma, con mercadeo…

Con mercadeo, con publicidad. Pero también, por ejemplo, quiero tener una charla antes de cada concierto en el Foyer, una charla pre-concierto. El director con el solista le hablan a la audiencia y explican el programa, el por qué y el cómo. Quiero acercarme al público, establecer una buena química de comunicación.

 

Tenemos entendido que es la primera vez que asume la dirección artística en un país latinoamericano en desarrollo. ¿Qué representa esto para su carrera?

Costa Rica no es un país en desarrollo. En muchos aspectos Costa Rica está completamente en la cima. En el mundo existe el índice de Felicidad y Costa Rica es el número uno. En ecología, Costa Rica está en la cima. En turismo sostenible Costa Rica está ahí, en sistema de salud de la población. Costa Rica está más arriba que Estados Unidos, también en educación y literatura. Así que Costa Rica no es un país en desarrollo, es muy rica en muchas cosas, no solo en naturaleza, sino en muchas cosas buenas. Sí, es la primera vez que soy director en América Latina, es cierto, antes fui director en Europa, Alemania e Italia. Quiero aprender español y quiero disfrutar el estar aquí.

 

Sobre su estilo de trabajo, entiendo que usted es una persona exigente…

(Ríe) Sí, es cierto. Soy un director que ama ensayar el trabajo para preparar todo bien. En todos mis conciertos de este año nos prepararemos por dos semanas. La primer semana nos dividiremos en secciones, cuerdas, instrumentos de viento, metales, todos separados. Y al final, después de muchos días de trabajo detallado se unen para empezar a ensayar juntos. Así que cuando llega el concierto todo el mundo sabe exactamente qué hacer.

 

¿No es esto más lento que trabajar todos juntos al mismo tiempo?

No, cuando se hace en secciones se puede hacer muy detallado. Por ejemplo, yo traigo mis cuerdas desde Europa, hago la tarea; antes de que empecemos a ensayar toda la música para las cuerdas es mía, es mi fraseo, y eso es algo que creo que no es tan común, pero ayuda a obtener mejores resultados y más rápido.

 

Este trabajo implica más horas de trabajo ¿Usted cree que con el ritmo de la orquesta ahora, habrá suficiente tiempo?

Sí, hay suficiente tiempo

 

¿Qué más cree usted que la orquesta necesita mejorar en el área musical?

Si te digo todos mis secretos… (Ríe). La situación es como la mencioné anteriormente, hay algunas técnicas y trucos básicos para hacer buen sonido, y no te los voy a decir ahora porque después vas y los divulgas y me quedo sin nada (ríe).

 

Es un trabajo diario…

Sí, pero métodos muy especiales que uso y que aprendí de grandes maestros en Alemania, Italia y Francia cuando era joven, esos son los métodos que uso para obtener resultados más rápidos que ustedes quieren escuchar.

 

Usted mencionó a otro medio, ¿Cómo va a lograr un sonido específico para la orquesta? ¿Está planeando hacerlo?

Normalmente, cada buen director tiene su sonido en su cuerpo, en su cabeza, dentro suyo y conmigo es un sonido muy especial, de un tipo muy especial, y empecé a hacer ese sonido en el último concierto que dimos en diciembre del año pasado (2010).

Pero teníamos solo diez días, tal vez en uno o dos años este sonido va a estar muy dentro de la orquesta ¿Qué tipo de sonido es? Uno muy oscuro y rico, muy completo.

¿Entonces usted ya sabe cómo va a sonar la orquesta en dos o tres años? Usted ya tiene ese sonido en su mente…

Sí, porque es mi sonido, lo tengo conmigo, y espero que en el futuro podamos comprar mejores instrumentos para los músicos, y eso puede mejorar la calidad del sonido.

 

¿Todas las orquestas que usted conduce suenan igual porque es su sonido original o cada orquesta tiene su sonido específico?

Cada orquesta tiene un sonido diferente que depende de muchas cosas: depende de los instrumentos, de los músicos y, por supuesto, de quien sea el responsable como director musical, por lo que el sonido depende de muchas cosas. Por ejemplo, el sonido de la Filarmónica de Berlín, debido a que por muchos años hubo un hombre llamado Von Karigan, el sonido es completamente diferente al de cualquier otra buena orquesta, como la de Filadelfia, o la Nueva York, o cualquier otra.

 

Usted tiene cinco conciertos con la orquesta este año, y tomando en cuenta que el Centro Nacional de la música va a aumentar el número de plazas de la orquesta ¿Cómo va a formar la orquesta en estos cinco conciertos para poder lograr algo este año?

 

No, hay muchos más, hay muchas otras cosas. Está la Ópera en el Verano, luego está Carmen, después vienen los conciertos de Navidad a final de año, y se acerca la apertura del Estadio Nacional el 30 de marzo.

 

Con respecto al concierto que daremos en el estadio, tocaremos por primera vez dos temas de mi autoría, una de ellos lo compuse especialmente para la inauguración del Estadio Nacional, se llama Fanfarrias de Estadio, escrita para coros una gran orquesta y trompetas, eso iniciará y finalizará el recital, dice “fútbol y atletismo, “Celebremos en Paz y Armonía”, Pura Vida! Este día se presentará la Orquesta Intermedia, luego la juvenil, y luego la OSN.

 

A la mitad del concierto tocaremos la Danza Ladino, que es una danza hispano judía, que compuse para la Ópera el Puente de Leonardo, será un espectáculo con bailarines de flamenco. Para finalizar tocaremos un extracto de L'Arlesienne Suite 2 de Bizet, una danza llamada Farandole.
 
Voy a hacer el mismo programa en el Teatro Nacional el 18 y 20 de marzo; vamos a tocar a Bizet con el preludio de Carmen, la Suite de Arlesienne; el Bolero de Ravel, así que todos están invitados a escucharlo. Y también al conversatorio que sostendré con los presentes una hora antes de cada concierto en el Teatro Nacional.

 

Se ve que usted realmente disfruta lo que hace, y es contagioso…

Sí, fue un largo viaje para mí, porque hice muchas otras cosas en mi vida. Cuando era un chico empecé a ser asistente de mi padre, su trabajo era enseñarle a la gente a hablar en público, cómo pararse y hablar a una audiencia con gestos, contacto visual, y expresiones faciales. Luego fui a la universidad y estudié matemáticas, economía, comercio y finanzas y me convertí en un contador, muchos años estudié eso. Así que he hecho cosas diferentes, ha sido un largo viaje hacia la música, porque esta vino mucho después.

 

¿Cuando usted era joven no pensaba en ser un director de orquesta?

Director no, siempre fui músico, pero no estaba pensando en ser director musical en Costa Rica, Berlín ni otros lugares…

 

¿Qué pensaba?

Pensaba que quería ser músico, pero no sabía qué hacer. Mucho después fui a Viena y estudié dirección. También he cambiado, porque tuve un accidente muy serio, me quebré la muñeca derecha y por muchos años no pude dirigir, ni siquiera podía sostener una hoja de papel. Así que me quedé en casa y empecé a escribir música, a componer y ahora he escrito mucha música que va a ser interpretada en todos lados, incluso aquí en Costa Rica. Tengo dos óperas, grandes óperas, grandes sinfonías, y conciertos de violín y cello. Esas son cosas que llegaron a mi vida y que yo no esperaba, no esperaba ser compositor.

 

Pero lo tenía en usted…

Sí, probablemente adentro. Hay muchas cosas en la vida que pasan y no sabemos por qué, a todos nos pasa. La vida es muy rara.

 

No siempre es lo que uno quiere, sino lo que dice el destino…

No, y uno nunca sabe que está a la vuelta de la esquina, cuando uno da la vuelta no sabe qué va a pasar mañana.

 

¿Este accidente que sufrió significó alguna otra dificultad para continuar con la música?

Fue muy difícil, pero pasó hace muchos años. ¿Puedo decirles cómo pasó? Bueno, acabábamos de comprar una casa en Niza y estuvimos viviendo muchos años en Montecarlo, y compramos una casa francesa con vista al Mar Mediterráneo, con la belleza de Córcega, porque teníamos tres chicos que querían correr por todo lado. El primer sábado me subí a una escalera para hacer un trabajo y la escalera se resbaló y cayó sobre mi mano. Fueron muchas operaciones, y muchos años de terapia física para mover cada dedo, para mover la mano.

 

¿Qué pensó en ese momento?

Fue un shock muy grande, física y mentalmente. Era mi profesión, yo era director y ya no podía dirigir, así que empecé a escribir muy muy lento.

 

¿Cuántos años estuvo sin dirigir?

Muchos años. La primera vez que volví a dirigir después del accidente fue en el 2000, en Roma. Dirigí “Tosca”, de Puccini,  en el centenario de esa composición hecha en 1900. La dirigí en Roma en el 2000 en el Estadio Olímpico, en una producción muy grande.

Así que empecé a hacer cosas importantes. En Austria, en Viena, dirigí la primera presentación de la Nueva Quinta Sinfonía, de Gustav Mahler. Fue en el 2002 o algo así. Poco a poco empecé. Luego vine a Costa Rica en el 2001.

 

La orquesta continuará con un repertorio clásico, pero también el público costarricense espera que se toquen obras de autores costarricenses…

De hecho este año en el programa hay tres compositores costarricenses, como Eddie Mora. También queremos tener un certamen para compositores costarricenses, para una sinfonía grande o algo. Nueva música costarricense.

 

Sobre los conciertos fuera de San José, la orquesta tiene agenda de conciertos en comunidades. ¿Qué le parece eso? Ir a dar conciertos a diferentes pueblos.

Es muy importante, tenemos que hacerlo, ir alrededor del país.

 

Mucha de la gente de esos lugares –no todos- no están muy relacionados con la música, especialmente con ciertos compositores que tal vez ni siquiera saben que existen, pero la orquesta va allí y les lleva esa música.

Es muy bueno, pero tal vez cuando vayamos a esos lugares sería bueno hablar acerca de la música antes de tocar, explicarles qué es, cómo, dónde; lo mismo que estoy tratando de hacer aquí, tener una pequeña conversación antes de los conciertos.
 
¿Usted suele hacer eso?, ¿Cuánto se demora en eso?

Depende de lo que es, por ejemplo, el concierto que dirigí en Austria, el estreno de la Quinta Sinfonía de Mahler; la primera parte del concierto fue solo hablar, explicarle al público, a los críticos, a los periodistas sobre esta nueva edición de la sinfonía de Mahler, por qué, qué es nuevo, y luego el intermedio.

 

¿Y esto siempre es positivo para la audiencia, tener ese espacio?

Creo que siempre es positivo. Uno de mis grandes maestros Leonard Bernstein ama hacer eso, hablar con la gente sobre la música. Mi otro gran maestro no hacía eso, Herbert Von Karajan,  él nunca habla; él no hablaba muy bien, siempre empezaba una oración, paraba y no terminaba; no era muy bueno hablando pero era uno de los mejores directores que haya vivido, y fue mi mayor influencia, él era de Austria, nació en Salzburg.

 

Parece que usted es un hombre multifacético…

¡Es que soy géminis!

 

¿Cuáles otras actividades tiene además de la contaduría y la música?, ¿Cuáles otras cosas le gusta hacer?

Mmm, no muchas. Recientemente me he interesado mucho en el mundo exterior, que está a nuestro alrededor. Usted sabe que los seres humanos conocemos este mundo a través de cinco sentidos, pero probablemente hay otras cosas a nuestro alrededor que no conocemos (silencio) ¿qué pasa después de la muerte? Me he interesado mucho en eso, en esos otros aspectos de nuestra vida, y recientemente conocí gente importante, artistas que están muy muy metidos en esto. Por ejemplo, recientemente conocí en Nueva York a un pianista muy importante, el más importante en este momento, tiene 82 años, su nombre es Byron Janis, él vino a Costa Rica y tocó en el Teatro Nacional en los 80s o 90s. Byron tiene una conexión muy fuerte con el compositor Chopin, en este momento.

 

¿Y cómo es eso posible?

¿Cómo? Él escribió un libro sobre eso que se ha publicado en Estados Unidos, se llama Chopin y más allá, y lo extraño es, por ejemplo, que él fue a Francia, a un lugar donde por casualidad encontró una caja grande con manuscritos originales de Chopin que nadie conocía. Muchos años después, encontró la misma pieza en Estados Unidos, en la biblioteca de una universidad, y nadie sabía sobre eso y él la encontró. Algo lo llevó hasta ese lugar y lo encontró.

 

¿Usted podría decir que este nuevo interés sobre conocer las cosas a nuestro alrededor que no son exactamente como las vemos, está influenciándolo a componer nueva música, a dirigir la orquesta? ¿O es algo que solo tiene para usted mismo?

No, no, todo tiene que ver. Pienso que me he convertido en un músico mucho mejor después del accidente, gracias al accidente cuando empecé a componer, así que estoy agradecido por ello. Estaba destinado a pasar, porque en ese tiempo yo dirigía, dirigía y dirigía, era como una batería y que ya estaba vacía, no había nada. Como muchos de mis colegas, dirigir, dirigir, dirigir, mucho dinero y dinero y dinero, y ¿Para qué?

 

¿Qué siente acerca de Costa Rica? Porque es parte del paquete…

Casi todo es nuevo, pero no todo. Por ejemplo, en la ciudad donde yo nací en  Bombay, India, podía tomar agua de pipa todos los días, y aquí también. Aquí también puedo comer mangos. Esto no puedo tenerlo en Alemania, en Italia o en Nueva York, así que es algo bueno de aquí.

Pero también hay otras cosas nuevas: la vegetación es diferente, las mariposas, la variedad es la mejor del mundo; las flores, la naturaleza es fantástica porque cada pequeña especie es un micro planeta; el bosque lluvioso, la costa pacífica, el Atlántico, es fantástico. Y la gente también es diferente. Quiero aprender español, porque hablo ocho idiomas, pero español no y tengo que aprender.

 

¿Cuáles idiomas?

Mi esposa es alemana, viví gran parte de mi vida en Alemania y Austria, así que hablo alemán. Inglés es mi lengua materna porque donde nací se habla inglés. También hablo francés e italiano. Los otros idiomas que hablo son de la India, porque es un país muy grande y hay muchos idiomas completamente diferentes, y la escritura es muy diferente también.

La gente que vive en la India también es gente muy diferente, con diferente cultura, diferentes idiomas, y es común aprender diferentes idiomas, es normal.

 

¿Y usted quiere dirigir a los músicos de la OSN  en español?

 

¿En cuánto tiempo planea hacerlo?

De hecho estoy empezando a aprender español, la próxima vez que venga, en marzo ya voy  a hablar español. Es fácil porque es parecido al italiano, el problema es separarlos porque son muy similares.

 

¿Cuál considera que es su mayor logro profesional como director?

Como director no sé. Como músico creo que lo mejor que he creado hasta ahora es lo que he hecho como compositor, y son dos cosas. Una es que he escrito una ópera, la primera ópera que se escribe en el mundo sobre Leonardo da Vinci, y es sobre la historia del puente que Leonardo diseñó para el Bosphorus, en Estambul, Turquía, hace 500 años. Ahora el gobierno turco decidió construir el puente de Leonardo, el mismo diseño, lo mismo en todo y; escribí una ópera sobre esa historia. La parte más importante de la obra es el mensaje que la ópera comunica es que los seres humanos, debemos tratar de construir puentes para conectarnos. No el rico, el pobre, el este, el oeste, no. Debemos tratar de unirnos, y Leonardo quería dar ese mensaje también.

 

Al escribir esta ópera aprendí muchas cosas sobre Leonardo, el genio más grande de todos los tiempos. Para esta ópera usé una melodía de Leonardo, música de él que nadie conoce, es una melodía fantástica, escrita en forma de enigmas.

A él siempre le gustó hacer enigmas, él era muy inteligente, y en música es un quinto intervalo hacia abajo, un cuarto hacia abajo y, un tercero hacia abajo. Y este cinco, cuatro, tres es el Teorema de Pitágoras, el que aprendemos en la escuela, la medida de la hipotenusa de un triángulo rectángulo es igual a la suma de las medidas de los dos lados adyacentes.

 

Así que si usted tiene un triángulo rectángulo, la medida de este lado es igual a la medida de este y este lado. Uno lo aprende en la escuela, en geometría, y Leonardo lo usó muchas veces en sus trabajos, como arquitecto y como pintor, para tener la simetría perfecta. Él hizo una melodía con esto, y en mi ópera lo uso como el cimiento principal de la construcción de las dos horas y media de música. Cuando vayan a los conciertos, uno de ellos es la obertura de esta ópera.

¿Cuál es el nombre de la ópera?

The Leonardo’s Bridge (“El Puente de Leonardo) www.leonardobridge.com

 

¿Usted la va a dirigir?

Sí, y si visitan leonardobridge.com van a encontrar toda la información.

 

Esa era una de las dos cosas…

La otra cosa es que escribí una sinfonía, también es la primera vez que en el mundo se escribe una sinfonía de 80 minutos en seis partes sobre la evolución humana, de dónde venimos, hacia dónde vamos, examinando esto desde diferentes puntos de vista.

 

¿No es solo su punto de vista, entonces?

No, presento diferentes puntos de vista, y tal vez el básico es el de Jalal ad- Din Rumi (erudito religioso que nació el 30 de septiembre de 1207 en Balj , en la actual Afganistán), quien es el poeta nacional de Turquía. Él vivió hace 700 años. Escribió ese hermoso poema de la evolución de los seres humanos. La última parte de la sinfonía es este poema de Rumi en su idioma original, farsi, y los coros y la orquesta van de pianísimo a crescendo. En este poema, Rumi dice que nosotros vamos en siete etapas, como en los chacras de la India, usted sabe que tenemos siete chacras. El siete es un número muy completo, también en La Biblia. En “Las siete etapas de la evolución humana”, Rumi va desde los minerales, la vida orgánica, las plantas, los animales, la vida angelical,  y, en el último recurso de todos, la energía, la luz, lo que llamamos Dios, no sé.

 

Trabajar en estos dos proyectos fue muy interesante para mí porque aprendí mucho sobre la vida de Da Vinci y sobre las teorías de la evolución humana. Me gusta aprender cosas nuevas, me aburro mucho de las cosas viejas.

Estas dos composiciones serán presentadas en Costa Rica en los próximos años.

 

¿Está planeando mudarse a Costa Rica, o va a viajar constantemente?

Por ahora voy a estar viajando constantemente porque tengo tres hijos. El mayor tiene 21 años y estudia música, en Nueva York y es cellista. El segundo tiene 17 años, estudia en Nueva York y, es pianista y compositor y, la tercera tiene 16,  estudia violín y viola también en Nueva York y quiere ser solista internacional. Es difícil para mí quedarme aquí porque tengo que estar con mi esposa y con ellos.

 

¿Entonces su base es Nueva York?

Sí, desde hace un año. Somos como gitanos, vamos y vamos y vamos a diferentes lugares, dos años y nos toca cambiar. Pero quiero vivir aquí, solo que tengo que comprar un lugar.

 

Oficina de Prensa MCJ /Consecutivo 131/ JLR-IRG/ 11-3-2011

Comments